Cómo controlar la humedad relativa en casa

Cuántas veces durante épocas de invierno o frescas, como la primavera, tienes una sensación mayor de frío. O por el contrario, en temporadas como otoño o verano sientes que transpiras mucho más de lo normal. 

Es una sensación que no se la puedes atribuir única y exclusivamente al clima reinante, sino que sientes que hay algo más en el ambiente que potencia el estado anómalo de la temperatura.

En efecto, ese «algo» que tiende a alterar la temperatura general de nuestra casa son los niveles de la humedad relativa

Humedad en hogar

Así es, si por ejemplo los niveles de ésta son muy altos (por encima del 70%) o muy bajos (por debajo del 30%) la temperatura o clima de nuestro hogar se verá afectado. Por lo tanto lo ideal es mantener la humedad relativa entre un 40 y 60%.

Probablemente ahora mismo te estarás preguntando: ¿Qué es la humedad relativa, cómo sabemos que está alterada y qué sensaciones produce? A continuación te lo explicamos.

¿Qué es la humedad relativa?

Básicamente la humedad relativa se refiere  a la cantidad de agua en el aire en forma de vapor, comparándola con la cantidad máxima de agua que puede ser mantenida a una temperatura dada. 

Pero no queremos enredarte con conceptualizaciones que pueden sonar un poco complicadas o incomprensibles. Lo que sí debes tener muy claro es que mantener la humedad relativa a niveles adecuados es sumamente importante. No sólo para el clima y ambiente de tu hogar sino para preservar la salud, bienes y hasta la misma estructura de tu casa.

¿Cómo sabemos si la humedad relativa está alterada?

Cuando el nivel de  humedad relativa en el interior de nuestra casa alcanza un 70% o más, podemos detectarlo de varias formas. Una de ellas es a simple vista. En efecto, si observamos los cristales de nuestras ventanas y estos se encuentran constantemente llenos de rocío o se empañan, sin duda la humedad relativa está por encima del 70%.

También si notamos que la pintura de las paredes tiende a inflarse o descamarse, se debe a que los niveles de humedad están excesivamente altos.

Igualmente, cuando observemos que nuestros objetos de madera se hinchan o notamos la aparición de óxido en objetos metálicos de nuestra casa, sin duda estamos ante un problema de condensación, que es causado por ese alto nivel de humedad relativa.

Otros indicativos muy comunes son la aparición de hongos y mohos, tanto en nuestras ventanas como en nuestros pisos, baños, etc. Los cuales son acompañados del fuerte y desagradable olor que producen estos.

Si por el contrario, la humedad relativa es muy baja, por abajo del 30%, sentiremos constantemente resequedad en el ambiente, polvo, alergias e irritaciones en nuestras mucosas.

Todos estos factores son muy perjudiciales no sólo para la sensación térmica de nuestro hogar sino además para nuestros bienes e incluso para la estructura de nuestra casa. De allí la importancia de mantener controlados los niveles de humedad.

¿Cómo controlar la humedad relativa?

Existen varias formas de controlar la humedad relativa, pero sin duda, la mejor y más efectiva, porque más allá de sus causas te garantizará niveles óptimos de humedad relativa, es el deshumidificador de aire.

Ahora bien, te estarás preguntando ¿Qué es un deshumidificador de aire? Básicamente se trata de un dispositivo que regula el clima de tu casa gracias a que elimina la humedad presente en el aire en donde lo ubiques.

Para conseguirlo absorbe el aire y, en consecuencia, la cantidad de agua que haya en forma de vapor en este, que es lo que en definitiva produce la humedad.

Esa agua se condensa en un depósito del deshumidificador, el cual debe ser vaciado cada cierto tiempo. Si el aire que entra al deshumidificador es muy frío, debido a la humedad, pasa por una zona caliente que lo devuelve con una temperatura adecuada u óptima, de esta forma se regula la humedad relativa y se mantienen niveles óptimos de temperatura en casa.

Como puedes ver, la función primordial de un deshumidificador es la de controlar la humedad relativa del aire de manera constante. En virtud de ello podrás entonces disfrutar de un mejor ambiente en tu hogar que te mantengan alejado de alergias, incomodidades y enfermedades.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)